¿Sudar más = quemar más grasa?

Una vieja historia conocida por todos. ¿Necesitamos forrarnos con una faja de sudoración o varias capas de ropa para perder más grasa? La respuesta es un NO rotundo y contundente.

¿Por qué? Para empezar, sudar no es sinónimo de perder grasa. Lo sería si por los poros de nuestra piel segregáramos un líquido amarillento y denso (grasa) y no una sustancia parecida al agua (sudor). Parece de tontos, pero muchos aún no han llegado a saber que la grasa no se suda ni se activa una especie de mecanismo de pérdida inmediata de ésta a través del sudor. Es biológicamente imposible en el ser humano.

Las fajas de sudoración (e incluso de tonificación he llegado a ver en algún anuncio) no sirven absolutamente para nada, simplemente proporcionan calor extra a nuestro cuerpo y, además, provoca una deshidratación más intensa por la cantidad de sudor que perdemos. El viejo truco de pesarse después de correr forrados de capas y capas de tela o neopreno no sirve para nada porque es agua. Un piloto de Fórmula 1 puede perder en torno a 3 kilos en sudor, pero los recupera con una correcta hidratación tras la carrera.

No os asustéis los principiantes. El sudor es un mecanismo de regulación de temperatura corporal y refrigeración. Si empezamos a sudar se debe fundamentalmente a que nuestra temperatura corporal está aumentando y uno de estos factores (aparte del climático) es el ejercicio físico. Está demostrado que el mecanismo de quema de grasa corporal se activa generalmente a los 30 minutos del comienzo de la práctica deportiva cardiovascular aunque, ¡Ojo!, con el trabajo de fuerza también podemos perder grasa si la intensidad es suficiente y está bien repartido en el tiempo.

Resumen: NO, provocar una sudoración extrema durante el ejercicio no nos viene bien para nuestros objetivos de perder grasa, no es ni saludable, ni recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.